*Raul Ford

Ivo Cuculiza, nicaragüense de 34 años, perdió la vida en un accidente dejando atrás a 2 hijos y una viuda joven. Ivo era el mejor golfista de Nicaragua y un ser humano muy querido.

Nuestro José Alberto Paz Rodríguez no era el mejor golfista de Panamá, pero sí era el mejor en todo lo demás. “Joe” es el apodo más reconocible que tenía el que vestía de negro en el campo y tenía las supersticiones más interesantes posiblemente en el Mundo del golf… Procedo a mencionar algunas – los “miércoles de WOLF” llegaba a la misma hora, iba al driving range a veces sí a veces no y luego se sentaba en la misma silla y pedía la misma sopa del día que ofrece el Club de Golf los miércoles o sea sopa de lentejas. Bien, de ahí empieza la “jodedera” en el putting green. Es importante reconocer que, si te toca el privilegio de ir en el carrito con el, solamente tenías derecho a un “cup holder” y en la canasta trasera iba el bar móvil (siempre el mismo cooler negro con logo de Pebble Beach Resorts). Tee del 1, bolas en el aire y nos vamos… Nada le gustaba más a Joe Paz (seguiré variando apodos) que un buen six-some con música, buen relajo y buena chinguea! Empieza una ronda en agosto, día nublado, WhatsApp activado, ya Joe está en el Club con cuchara en mano, mirando por la ventana del Hoyo 19 y dando instrucciones de movilización masiva. ¡Siempre con dudas del mal tiempo hasta que Carlos Clement dice “Ey Joe We are in the clear!” y entonces…

Los transporto a lo que fue jugar golf con Joe. Volvemos a las supersticiones o malas mañas. Siempre imitó la misma forma de hacer todo. Fue buen golfista porque dentro de su locura, tenía una rutina espectacular y golf es un deporte de rutinas y repeticiones. Sacar la funda del Driver, tirarla en el piso, en el mismo lugar, subirse los lentes, hacer el split dos veces en el tee, el moonwalk de Michael Jackson y pegar bombas de 300 yardas no lo hace cualquiera. Big Bad Joe tenía sus hoyos donde siempre hacía birdies – uno era el 6 increíblemente, los pares 5’s los jugaba bien, con webos, y en el 18 siempre hacía lo que fuese por ganarte.

Además de tener el placer de jugar mucho golf con “Pepe Gluteo”, pude compartir momentos con el jugando y ganando campeonatos en ligas de soft ball con los equipos de FWLA; con su hermano carnal PERO carnal, Juan David Hoffman y otros. También jugamos basket durante más de 10 años casi a diario. En el basket, soft, tennis, fútbol (hasta en fútbol destacó en no se a donde en Kentucky según el…) como en el golf, todo era igual y si no pregúntenle a su otro hermano carnal, Diego Valdés. Las mismas supersticiones, las mismas zapatillas, el libro negro con los “zapatos”, las discusiones, los malos cantes, las peleas, la rofeadera, ¡sí todo eso! Porque todo era parte de la esencia de Joe.

No se como era en la casa, pero María Fábrega y los 3 bellos pelaos, al igual que Jorge y Jaime Paz Rodríguez, Alberto, Luigi y Juan Carlos Paz R., Ramón Galindo, Ricardo Galindo, Juan David Hoffman, Diego Valdés, Javier Miró, Ricardo Crespo, Los Cargiulo, Carlos y Guillermo Clement, Miguel Ordóñez, Alfonso Pinzón, Eduardo Arango, Miguel Amado, Ricardo Díaz, Pancho González, Carlos Fernández, Francisco Fierro, Rumba Alfaro, Ramón Cardoze, Toro Hoffman, Jaime y Juan Carlos Ford, Raúl Zarak, Jorge Luis Zubieta, Jorge Espino, Juan David Cardoze, Álvaro Heilborn, Emilio Guinard Sr. Y Jr., Luis Miguel Hincapié, Matías Bienenwald y sigo por horas con los nombres de personas que pueden comprobar todo lo anterior. Joe Paz fue hasta árbitro en ligas del Club Unión! Los cuentos del póker y domino se los dejó a alguien más.

CAPTAIN JOE.

Desde 1992, he participado de una forma u otra en los Torneos Centro Americanos Interclubes donde más de 120 golfistas compiten en diferentes categorías. En el 2015, luego de triunfar en Panamá, se me acerca Arturo Tapia mejor conocido como “Mr. T” para decirme si yo quería ser Capitán del equipo de Panamá representados por el CGP. Yo quería seguir compitiendo y viajé como Playing Captain a El Salvador.

En el 2016 yo quise competir para viajar al Nejapa C.C. y no ser Playing Captain. En el proceso, durante un miércoles de Wolf, mientras Joe se tomaba su sopa de lentejas, Paolo Cargiulo y yo le preguntamos si estaba dispuesto a hacer el trabajo y en cuestión de meses logramos armar un equipo que en 25 años yo jamás había sentido tanta sinergia. Desde el día uno, JPR (Jay Pee Aarr) asumió el rol de Capitán y no de la selección Caballeros, sino de todas las selecciones.

Llegamos a Nejapa y arrancamos bien con los caballos jugando el golf que esperábamos. Por tres días, todos hicimos nuestro trabajo y llegamos a los últimos 9 hoyos nariz con nariz versus un equipo de Guatemala igual de inspirados que nosotros y a raíz de la energía que trajo Joe por primera vez como Capitán a un Centro Americano. La vibra era distinta, se sentía algo de paz pero a la vez olor a sangre, difícil de describir lo que se vive en golf durante una competencia en los últimos nueve hoyos.

Recuerdo estar parado al lado de el con los radios a volumen 10, escuchando los reportes de la cancha y viendo el desenlace en el famoso 18 de Nejapa C.C. Cuando yo hago la matemática me volteó y recuerdo como si fuera ayer, le digo “Bro, felicidades, acabas de hacer algo que no se había hecho en 34 años de Torneo” y era ganar el título afuera de Panamá en Caballeros.

Este torneo, este Centro Americano, su primero y levantó el trofeo. La fuerza, el estigma, la competitividad, la garra, la organización, todo y más fue contagioso y en Costa Rica 2017 les dimos un susto importante a un equipo local con estrellas como Ortiz y Chaplet. Para este año, yo asumí el rol de Co-Capitán y en las palabras de Joe “su mano derecha”. En el 2018 viajamos a Honduras, una sede donde en ocasiones jugadores optan por no viajar. Pero Joe y su equipo, pues logramos mantener ese núcleo de personas importantes para el golf regional y local. Había mucha lealtad hacía Jose porque cuando las cosas se hacen bien, los resultados son automáticamente positivos. Y en Honduras volvimos a levantar el trofeo, coronándonos campeones afuera de Panamá nuevamente. Empiezan a hablar de dinastías, poco visto nuestro golf regional… Y reitero, que, en ese sentido, pocos eran mejor que Jose Alberto Paz Rodríguez.

Año 2019 llegamos a Guatemala y la expectativa fue otra luego que Guatemala es muy fuerte como local y jugábamos un campo que requiere experiencia. Nuevamente logramos viajar con los mejores de cada categoría. Como siempre, todos dieron lo mejor de sí pero no pudimos lograr el triunfo y siempre fue la meta como en los anteriores.

Regresamos a Panamá y nos tocaba ser ahora sede del evento y en medio proceso, me entero de una mala noticia… Mi querido Joe no está bien… ¡Que Dios te guarde y recuerda siempre – eres un lobo hambriento!

Good Nite Errrbody.- Raul Ford

Fotos: Agradecimiento a Adrian Rios